El Manuscrito Voynich de Siloé, Premio Nacional a la Edición



 

BURGOS,  MAYO 2018. La editorial Siloé ha recibido hoy el primer Premio Nacional  de Edición del Ministerio de Cultura concedido por el facsímil del Manuscrito Voynich. Un galardón que se adhiere a una lista de premios nacionales que suma un total de 16 premios de esta misma naturaleza.


Los responsables de la editorial burgalesa, Juan José García, y Pablo Molinero, han conocido la noticia en Londres, donde participan en una de las Ferias del Libro Antiguo más importantes del mundo.

Los editores de Siloé se quejan del trato recibido durante muchos años desde Cultura de la Junta de Castilla y León “que promociona a editores de fuera de la región en Las Edades del Hombre”, así como del nulo apoyo del Ayuntamiento de Burgos a su Museo del Libro Fadrique de Basilea.


Manifiestan desear  “un pronto cambio de las personas que actualmente ocupan posiciones políticas de responsabilidad despreocupadas de mucho de los que verdaderamente trabajan por la cultura real”.

 

Un facsímil único en el mundo

La editorial Siloé culminó el pasado año la edición facsimilar del Manuscrito Voynich, tras dos años de trabajo, en el que supuso su “proyecto más internacional” y la edición “de mayor repercusión de todas las emprendidas” por la misma.

Elegida por Yale para realizar a escala mundial, la única réplica íntegra y total, este trabajo de Siloé ayudará al “mayor y mejor conocimiento de tan misteriosa obra redescubierta por el librero anticuario de origen polaco Wilfrid Voynich en 1912 y que, según las pruebas del carbono 14, data del siglo XV”.

Seis siglos más tarde ve la luz esta copia que recrea con “inusitado realismo” no sólo su formato, encuadernación y desplegables, sino también “la textura y chasqueo al tacto de su vitela, los desperfectos que la dentellada del tiempo le ha ido dejando así como los intentos de repararlos con delicados y difíciles cosidos”, señalaron. Un trabajo, en gran parte manual, que fue posible -destacaron- gracias a la labor de decenas de profesionales, artesanos y de muchas de horas de trabajo.

De esta manera, los bibliófilos de todo el mundo van a disponer de “una edición exigente, limitada y única”, de tan sólo 898 ejemplares numerados, cada uno con su correspondiente acta notarial. La editorial burgalesa se siente orgullosa de haber sido la elegida para esta tarea que ahora se ve recompensada con un nuevo Premio Nacional. El número 16.